top of page
Buscar
  • endocienciasas

¿QUÉ PASA CON EL CAMINADOR Y POR QUÉ MI PEDIATRA NO LO RECOMIENDA?





Los caminadores son dispositivos que pueden ser utilizados por niños entre 6 y 16 meses , para desplazarse de un lugar a otro, con la idea que enseña a los niños a caminar más rápido y fácil. A los padres les encantan porque mantienen a los niños ocupados y libres. Sin embargo, estudios recientes indican que estos aparatos no le favorecen a los bebés a la hora de caminar, e incluso puede dar lugar a retrasos en el desarrollo del niño.


Un bebé para caminar necesita atravesar distintas etapas: primero debe sentarse, luego gatear, ponerse de pie y por último, empezar a dar sus primeros pasos. Con el caminador se saltan la mayoría de estas etapas, lo cual afecta el adecuado desarrollo motor del bebé. Además, el caminador no incentiva el balanceo de los brazos al caminar, un ejercicio indispensable para entrenar la coordinación, tampoco favorece el movimiento biomecánico que se necesita para tener una buena marcha.


Dada la posición del niño, la marcha en puntas de los pies y ya que estos aparatos cuentan con una especie de asiento central que le permite al bebé apoyarse para ganar equilibrio e impulsarse, este apoyo le obliga a separar y arquear ligeramente las piernas, lo cual impide que estos músculos se fortalezcan, a la vez que afecta el desarrollo adecuado de la espalda y aumenta el riesgo de presentar anomalías óseas en las rodillas y los pies, se ha asociado a pie plano y trastorno del desarrollo de caderas.


Otra de las razones no menos importante para no indicar la utilización de los caminadores es que son objetos realmente peligrosos: un niño puede alcanzar más de 3 kilómetros por hora al utilizar este aparato.


Se ha demostrado, que los bebés que usan caminador tienen nueve veces más probabilidades de sufrir accidentes serios. En Estados Unidos, está descrito que 20 mil niños por año acuden a servicios de emergencias por lesiones causadas por caminadores. Por esta razón están prohibidos en algunos países como Canadá y Australia.


Múltiples accidentes pueden presentarse desde caídas, traumas craneanos, caídas por escaleras ya que no existe un mecanismo de freno, las quemaduras se han presentado puesto que logran acceso a zonas como la cocina y pueden volcarse líquidos calientes.


Además de riesgo de ahogamientos e intoxicaciones.


En conclusión En palabras de expertos: “El mejor andador es el que no se usa”.










244 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page